Una Buena Elección te Lleva a una Buena Decisión

Cierto empleado platicaba un día con su jefe, a quien consideraba una persona exitosa.
– “Y dígame”, le preguntó el empleado “
¿Cómo es que ha logrado su éxito?”
– “Lo resumo en dos palabras contestó: “Y cuáles son esas palabras”
– “Buenas decisiones “No conforme con la respuesta, el empleado preguntó de nuevo.

¿Y cómo logra tomar las decisiones correctas?”.

-“Lo resumo en una palabra, experiencia”. “Y cómo ha conseguido su experiencia”.

-“Lo resumo en dos palabras” respondió:“Y cuáles son esas dos palabras”.

-“Malas decisiones”
¿Te has sentido mal últimamente por algún error que hayas cometido?, entonces analiza que fue lo que hiciste mal, asegúrate de no volverlo hacer, perdónate a ti mismo, y sigue adelante

Todos los días nos enfrentamos a diferentes decisiones, desde las más “insignificantes” cómo las más importantes. Al mismo tiempo es necesario comprender que no siempre tomaremos las decisiones correctas, que siempre tendremos un gran margen de equivocación cuando vamos a tomar una decisión, más aun cuando ni siquiera tomamos en cuenta a YAHWEH para tomar esas decisiones.
El Señor dice: “Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti.” Salmos 32:8 (Nueva Traducción Viviente).
Si sabemos lo que el Eterno que guiara nuestros caminos, Si es así, ¿por qué desistimos de algo? ¿Por qué empezamos algo para más tarde detenernos? Hay algunas razones para ello y evaluando cada razón, podemos llegar a interesantes conclusiones.
 La toma de decisiones es un proceso tan importante que es la base de nuestras vidas. Si alguien toma una calle equivocada, fácilmente puede devolverse y corregir la decisión, sin embargo lo mismo nos pasa en nuestra humanidad. Cuando tomamos una decisión y la asumimos, esto nos marca de forma profunda, así que es importante ENTENDER como la decisión sucede para que la podamos cambiar. Esto se llama discernimiento y es el momento donde llevamos en cuenta lo que está sucediendo o sucedió, y sus consecuencias inmediatas. Con la práctica del meditar, se puede sin embargo ir más allá, pues el mayor riesgo del discernimiento es que genere arrepentimiento en el futuro. Cuando medito, me desprendo de lo que pasa alrededor, siendo capaz de percibir el rumbo de las situaciones y discernir por la mejor opción no solo ahora, sino para el futuro.

Proverbios 9:10
“El temor del Eterno es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia”.
En mi vida he tomado decisiones de las cuales luego hubiese querido regresar el tiempo para haberla tomado de diferente forma. Decisiones que en su momento estuve segura de tomar pero que con el tiempo me di cuenta que no era la decisión correcta.
Cómo yo, sé que hay muchas personas que hoy en día están batallando con las consecuencias de esas decisiones que en un principio parecían correctas, pero que hoy se dan cuenta que no lo eran.

Filipenses1:9
“Que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, Para que discernáis lo mejor”.
El Eterno nos da la oportunidad de poder salir adelante aun cuando tomamos malas decisiones, YAHWEH es un Dios que nos da nuevas oportunidades para redimirnos de nuestros errores y enderezar nuestros caminos.
La gran mayoría de nosotros si es que preguntamos a Dios sobre una decisión que tenemos que tomar, no esperamos a que YAHWEH responda y es en esos momentos en donde El Eterno no responde que interpretamos su silencio como un SI, cuando en realidad Dios no se ha pronunciado o si lo ha hecho nosotros no lo hemos querido entender o ver.
Si le consultas a Dios para tomar una decisión y el Eterno no ha dado una respuesta a tu vida, no tomes ninguna decisión, el silencio del Eterno nunca será un SI, el silencio de Dios es un ESPERA, si el tiempo pasa y YAHWEH no te responde, entonces es más fácil interpretar ese silencio como un NO en lugar de un SI, porque si algo va a beneficiarte y será de bendición para tu vida.
Hoy te invito a llevar delante de Dios esas decisiones que estás a punto de tomar, pero que sobre todo te sometas a su voluntad rindiendo la tuya a sus pies, reconociendo que no quieres hacer lo que bien te parece sino lo que Dios quiere que hagas y entonces, ten la total seguridad que te irá bien en todo lo que hagas.
“Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito.” Proverbios 16:3 (Nueva Traducción Viviente)

Por: Yadys Chávez

Dejar un comentario