Sabiduría un regalo invaluable

Por lo general tomamos desiciones que inevitablemente producen una consecuencia.
Positiva o en su defecto negativa.
El resultado de cada paso, en todas las áreas de nuestra vida, creemos que producirán el efecto esperado.

Para ello es necesario obtener la sabiduría de lo alto.
Recordemos en el libro de 1Reyes, cap3, – 3
Aquel rey llamado salomón, quien recibiendo el reino de israel a su padre el rey David.
No tenía ni idea de como reinar un pueblo tan grande, y más el pueblo de Dios.
En aquel tiempo salomón clama a Dios pidiendo Sabiduría, en cuanto el padre mira con agrado la petición y el deseo de el corazón de salomón.
Decide otorgarle tan alto tesoro invaluable.

Esto me lleva a pensar, que sin lugar a duda el gran tesoro de la sabiduría es un tesoro invaluable, que no es asequibles por dinero, y tampoco por sangre o en la genética.
Pues David siendo un hombre conforme a el corazón de Dios, no obtuvo la sabiduría que le fue dada a salomón su hijo, ni tampoco se la transfirió.

Tú cómo padre o madre puedes pedir sabiduría para dirigir tú familia, y ser efectivo en la acción de tú proceder en todas las áreas de tu vida.
A el padre le agrado la petición de salomón, y le agrado por que pidió algo intangible, quizá en vez de sabiduría. Avia podido pedir. Largura de vida, o mayores tesoros.

No, escatimes en obtener lo que no es tangible. El regalo de la salvación es por Gracia, así como su sabiduría, y otras más que no tienen un valor material.

Tú puedes comprar una casa, pero no puedes comprar el regalo de el padre. Que es la familia.
Tú puedes comprar los mejores medicamentos Para tú enfermedad.
Pero el regalo de sanidad lo da solo el padre.
Tú puedes comprar el mejor auto.
Pero el regalo de la seguridad en donde quiera que estés, lo da el padre, etc.

Por lo tanto, las cosas que el padre nos regala son absolutamente invaluables, y poco merecidas.

Si tal cual. Poco merecidas, por que trabajamos todo un año y decimos, ya es hora de unas vacaciones.
En las cuales nesecitamos aprobación de hombres y hasta de el bolsillo. Para las esperadas vacaciones.
Y decimos, que esto es placentero. Pero no miramos con los mismos ojos.
Los tantos tesoros invaluables, que el padre nos ha otorgado.

Pero lo que el padre nos da por gracias, es lo que merece ser reconocido, y valorizado por todos nosotros.

Así que te invito, a que compartas lo invaluable.
Tú tiempo
Tú sonrisa
Tú abrazo
Tú amistad
Tú apoyo, etc.

*Recuerda que la palabra de Dios nos dice que demos por Gracia lo que por Gracia recibimos.

Saludos: Que el padre los bendiga, y Gracias por compartir tú valioso tiempo, en leer lo que el padre, nos regala por Gracia.

Salmista : Richard Castro