Luz del Mundo

Ustedes son la luz del mundo. Un pueblo asentado sobre un monte no se puede esconder. Igualmente, cuando la gente enciende una lámpara, no la cubren con un tazón, sino la ponen sobre el candelero para que alumbre a todos en la casa. Asimismo dejen que su luz alumbre delante de la gente, de manera que puedan ver las buenas obras que hacen, y alaben a su Padre que está en el cielo. Mateo 5:14-16
Como hijos del Altísimo necesitamos de su luz para conocer el camino y no extraviarnos, “Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino. Salmos 119:105”. Necesitamos de ese Pastor que nos guié para no perdernos, por eso somos “ovejas”, ¿alguna vez te has preguntado el por qué la palabra nos llama Ovejas y no otro animal?, si al igual que yo te has hecho esa pregunta, quiero primero contarte algunas características de las ovejas, que de seguro te recordara a ti mismo y la necesidad que tienes de tu Pastor – Yahshua (Jesús). Para iniciar, las ovejas son completamente dependientes, se ven a simple vista fuertes y robustas, pero al quitarles su lana, se puede observar lo frágil que son, por ende no pueden defenderse solas y pueden ser objetivos fáciles para lobos y animales salvajes, las ovejas al perderse no pueden llegar a su casa por sí mismas, como de pronto hemos escuchado de un perro o un gato que se perdió, pero regreso a casa.
Es decir, que realmente necesitamos de la Luz de nuestro Pastor, ÉL es quien guía nuestro camino y nos libra de tentaciones y peligros.
Pero ahora, querido lector reflexiona que el Padre no nos ve como esas simples ovejitas débiles, si no también nos ve con capacidad de ser luz para otros, EL convierte nuestras debilidades en Fortalezas y más aún cuando son para su Gloria; porque ahora debe brillar la Luz del Mashiaj en cada uno de nosotros, en nuestras obras diarias, en nuestro testimonio diario, y por ende sus palabras debemos hablar y llevar esa luz a quienes están en oscuridad.
No te calles, ni tengas temor de ser Luz en medio de la Oscuridad.

Shalom.

Por: Marcela Vargas García.

Dejar un comentario