La fe en la mentalidad hebraica

El concepto que el mundo en general, creyentes o no, tienen sobre la “fe” es simplemente “creer.” Muchas veces escuchamos palabras como “hay que tener fe,” ¿dónde está tu fe? Ó ¿de que fe eres?

Ahora, en el mundo cristiano, el verso que la mayoría de las personas conocen y utilizan para explicar lo que es la fe es: Heb 11:1; 2 Cor 5:7

Estos pasajes nos dan a entender que la “Fe” es creer algo que no se ve. Por eso es que la mayoría de las personas piensan que el sólo hecho de creer que Dios existe, o porque dicen que creen en Yeshua, es equivalente a tener fe. ¿Pero, es fe solamente creer? Si fuera así entonces, porque Pablo dijo lo siguiente: Santiago 2:17-19

Por supuesto, este pasaje es interpretado que si el creyente no hace obras, es decir actos de bondad para con su prójimo en vano hemos creído. En el Griego encontramos una sola palabra para fe es:

πίστις Pistis (Strong #4102) Mat 8:10; 9:29; Rom 1:17; 3:28

Por supuesto este último pasaje es muy mal interpretado. La mayoría interpretan “obras de la Ley” como la obediencia a la Torah, es decir, obras de la Ley equivale a los Diez Mandamientos? A la Torah de Mosheh? El pasaje que es usado para decir que se trata de la Torah es: Gal 2:15-21;3:5, 10

La frase “obras de la ley” aparece 8 veces en el Brit Jadashah, 2 veces en Romanos y 6 veces en Gálatas. Para empezar debemos entender que esta frase no está en la Torah y mucho menos en la literatura rabínica del primer y segundo siglo. Así es que hay que hacernos la pregunta, ¿de donde saco esta frase Pablo? Pues la encontramos en los Rollos del Mar Muerto. Las obras de la ley que el texto de Qumrán se refiere son 20 o más preceptos religiosos (halajah) detallados en el cuerpo del texto sobre los límites de las leyes de impureza como:

  • aceptación del maíz de los gentiles en el Templo
  • las ofrendas de los gentiles en el Templo
  • preparación de las comidas del Templo en ciertos utensilios
  • la purificación de agua
  • la mezcla de lino y algodón
  • y por último el matrimonio de los sacerdotes con la gente común

Ahora veamos otra cara de la moneda, es decir sobre “obras”:

ἔργον Ergon (Str#2041) Mat 5:16; 23:2-3; Heb 13:21; Apoc 20:12-13; 22:12

De hecho la advertencia que le hace Yeshua a todas las kehilot del Apocalipsis es que revisen sus obras: 2:2, 5, 9, 19; 3:1, 8, 15

Ahora estudiemos lo que significa fe y sobre todo que se nos dice que el justo por la fe vivirá. El concepto Hebraico de lo que es “Fe” es mucho más profundo, de hecho no está traducida con una sola palabra, sino con varias. Estudiando estas palabras nos va a ayudar a poder entender el concepto de fe y lo que involucra, ya que la fe no viene sola.

אֱמוּנָה Emunah (Str#530) firmeza, fidelidad, certeza: Ex 17:12; 2 Reyes 12:15; 1 Crónicas 9:22, 31

Como vemos por estos pasajes la fe es algo firme, fiel y vemos que está relacionado al oficio o cargo. De allí es que se ha relacionado con lo que practicamos, es decir nuestro oficio o trabajo (cargo): Mat 24:42-51

Pero también como vamos a ver esta palabra tiene otro significado: Deut 32:4; 2 Crónicas 19:9; Salmo 96:13; Jeremías 5:1-3

Como hemos podido ver en la mayoría de los pasajes, la palabra emunah ha sido traducida como verdad. Ahora veamos la raíz de la palabra emunah:

Como hemos podido ver en la mayoría de los pasajes, la palabra emunah ha sido traducida como verdad. Ahora veamos la raíz de la palabra emunah: אָמַן Aman (Str#539) Deut 28:59; 2 Sam 7:16; Sal 111:7; 19:7(8):

תּוֹרַת יהוה תְּּמִימָה, מְּשִיבַת נָפֶש;
עֵדוּת יהוה נֶאֱמָנָה, מַחְּכִימַת פֶתִי

Cuando analizamos todo el contexto de lo escrito y las palabras que se han usado para poder explicar lo que es fe podemos decir que la fe es algo seguro, firme, establecido, sostiene, confiable, fiel, verdadero, actúa, obra, trabaja.

Pero sobre todas las cosas debemos entender que esa fe que profesamos esta intrínsecamente ligada a la Palabra, es decir la Toráh del Señor donde están sus mandamientos y estatutos que son el camino seguro por los cuales el ser humano que ha depositado su confianza en el Elohim del Universo, debe caminar. Por eso es que cuando decimos Amen, estamos confirmando la verdad de lo que se ha dicho, sobre todo su Palabra que es verdad: 2 Corintios 4:13

A pesar de las circunstancias, los problemas o los escasos recursos, el espíritu de fe proclama la verdad de la Palabra y no se mueve. Es la certeza y la convicción de las cosas que no se ven. Esto es fe. Y sin esta convicción y certeza en El Eterno y en su palabra, es imposible agradarle: Rom 3:31; 10:17; Heb 11:6

Podemos decir entonces que la fe brota de una sola fuente y se desarrolla por la misma el oír y obedecer la Palabra del Eterno. A la medida que una escucha con su corazón la Palabra del Eterno, tendrá la capacidad para tener fe y el espíritu nos guiará a toda verdad y porque creemos, obedecemos.

Pero hay algo más poderoso que las Escrituras nos quieren trasmitir cuando vamos al a raíz padre de esta palabra y sus derivativos. La raíz padre es la Mem que es agua y la Nun que es una semilla. Literalmente “el poder de la semilla.”

Pero también cuando vamos a otros derivativos de esta raíz encontramos:

Pero también cuando vamos a otros derivativos de esta raíz encontramos:

מָן Man (Str#4478) Mana: Ex 16:15

מִין Min (Str#4327) clase: Gen 1:11, 25

תְּּמוּנָה Temunah (Str#8544) similitud: Ex 20:4; Num 12:8; Sal 17:15

Como podemos ver su Palabra que es Emunah, es esa semilla que viene de un solo tipo, o mejor dicho de una sola simiente, Yeshua la Palabra, Pan, Semilla hecha carne a similitud del Eterno y por lo tanto una sola forma de vivir para nosotros: Efesios 4:4-6; 1 Juan 2:5-7

Dejar un comentario