Jamas Duerme el que te Cuida!

Jamas Duerme el que te Cuida!

Es fácil creer y confiar en YAHWEH cuando estamos bien, o cuando vemos cosas, cuando nuestra EMUNAH va respaldada por los hechos que estamos viendo; o sabemos que estamos sanos y aún nos queda vida, pero…

¿Qué pasa cuando nos encontramos en una situación en donde el panorama está totalmente en contra de nosotros?, ¿Cuándo estamos en medio de la enfermedad y el pronóstico es sombrío?; ¿Tenemos allí la misma capacidad de creer en lo que YAHWEH puede hacer?, ¿Somos capaces de confiar con totalidad en que YAHWEH obrara?, ó ¿Se nos es muy difícil creer que YAHWEH obrara o que Él nos sanará?

Pero cuando llegan esos tiempos de tormento, dolor, angustia y temor, en donde por más que oremos no encontramos respuesta, esos tiempos en donde pareciera que YAHWEH además de guardar silencio también ha desaparecido, en esos momentos, seamos sinceros que NOS CUESTA CREER QUE ALGO BUENO PUEDE PASAR.

Una historia……..Una pobre y triste mujer entró a una tienda de abarrotes. Se acercó al dueño de la tienda, y de una manera muy humilde le preguntó si podía fiarle algunas cosas. Hablando suavemente, explicó que su marido estaba muy enfermo y no podía trabajar, que tenían 7 hijos y necesitaban comida. El dueño de la tienda, se burló de ella y le pidió que saliera de la tienda. 

Ante las necesidades de su familia, la mujer insistió: “Por favor señor, le traeré el dinero tan pronto como pueda.” El dueño le dijo que no podía darle crédito, y que se fuera. Junto al mostrador había un cliente que escuchó la conversación. El cliente se acercó al mostrador y le dijo al dueño que el respondería por lo que necesitara la mujer para su familia. El dueño no muy contento con lo que pasaba, le preguntó de mala gana a la señora si tenía una lista. Y la señora dijo: “¡Sí señor!”. 
“Está bien,” le dijo el vendedor, “ponga su lista en la balanza, y lo que pese la lista, eso le daré en mercancía”. La señora pensó un momento con la cabeza baja, y después sacó una hoja de papel de su bolso y escribió algo en ella. Después puso la hoja de papel cuidadosamente sobre la balanza. Los ojos del dueño se abrieron con asombro, al igual que los del cliente, cuando el plato de la balanza que contenía el papel bajó hasta el mostrador y se mantuvo abajo. El dueño, mirando fijamente la balanza, decía: ¡No puedo creerlo!”.

La señora sonreía mientras el abarrotero empezó a poner la mercancía en el otro plato de la balanza. La balanza no se movía, así que siguió llenando el plato hasta que ya no cupo más. Finalmente, quitó la lista del plato y la vio con mayor asombro. No era una lista de mercancía. Era una oración que decía: 

“YAHWEH  mío tu sabes mis necesidades y las pongo en tus manos”. 

El dueño le dio las cosas que se habían juntado y se quedó de pie, frente a la balanza, atónito y en silencio. La señora le dio las gracias y salió de la tienda. El cliente le dio al dueño un billete de 100.000 PESOS y le dijo: 

“Realmente valió cada centavo.” 

Ese día el dueño de la tienda y el cliente que presenció la escena, descubrieron que sólo YAHWEH sabe cuánto vale una oración.

 

Cuando sientas el peso de tus preocupaciones y tus necesidades, no te deprimas, ni te desesperes, déjalas en manos del MESIAS, Él sabe mejor que nadie cómo aliviar tus pesadas cargas. Y sobre todo, ora con EMUNAH, sinceramente, desde el fondo de tu alma y nunca dudes del poder de una oración (TEFILAH).

YAHWEH tiene sus tiempos, sus formas, sus objetivos y propósitos, Él no necesita demostrarte lo que ES, porque siempre FUE, siempre HA SIDO y siempre SERÁ. Él siempre hará conforme a su voluntad.

Confía en lo que ELOHIM puede hacer a pesar de no ver el resultado en este momento, deposita tu confianza en Él con sinceridad de corazón, porque YHWH actuara a tu favor conforme a su voluntad, Él no te dejara solo, de hecho no estás solo, nuestro ABBA KADOSH ha de hacer cumplir su propósito en tu vida e independientemente del resultado que obtengas de todo esto, cree firmemente que El ADON tiene un plan perfecto que se ha de cumplir.

Salmos 37:5

Encomienda tus caminos a YAHWEH; confía en Él, y El los traerá a suceder.

 

YADYS CHAVEZ.

Dejar un comentario