Esperar en la Promesa!!!

Esperar se conoce como tener la esperanza de lograr o de que se realice algo que se desea y una de las promesas que es muy importante esperar el tiempo y la dirección del Eterno es la del matrimonio, porque de esta espera depende la bendición o el fracaso.

Por ello el Eterno nos dejó varias pautas en su palabra para esperar sabiamente el tiempo perfecto, el tiempo justo para la Bendición y en esta oportunidad veremos una de esas pautas que esta al inicio de Bereshit  (Génesis) 1:28. Elohim los bendijo, diciendo: “Sean fructíferos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla. Tengan dominio sobre los peces en los mares y las criaturas que vuelan en el cielo, y todo ganado y toda la tierra, y toda criatura viviente que se arrastra en la tierra.”

La primer palabra del Eterno es SEAN FRUCTIFEROS, y este término nos lleva a entender que  debemos ser primeramente seres que producen provecho es decir que dan utilidad, y no necesariamente económica, el Padre nos creó como seres completos  en EL, con grandes capacidades y nuestro primer desafío en esta tierra es explotar al máximo las capacidades y talentos que ÉL nos otorgó, claro está, para el aprovechamiento del mismo Padre.

Hoy en día es muy común que primero se piense en la multiplicación, porque recordemos que uno de los principales fundamentos del matrimonio es la multiplicación; y se deja de lado el ser fructífero, el ser feliz primero con lo que el Padre te ha entregado como ser individual, para luego disfrutar plenamente del gozo y bendición que trae la Unión con tu contra parte, es decir tu esposa o tu esposo, con el ser que te complementa.

Y precisamente esto fue lo que hicieron Miguel Ángel Velasco e Ingrid Zambrano Perdomo, miembros de la Comunidad Llamas de Fuego para las Naciones, prepararsen, esperar sabiamente dedicando sus vidas a fructificar su espíritu, a que su alma sea restaurada, a cumplir sueños y metas y el pasado 15 de enero recibieron la Bendición de parte del Eterno Creador de ahora ser Marido y Mujer.

Y nos compartieron su experiencia:

ENTREVISTA:

MIGUEL ANGEL:

  • ¿Qué fue lo más difícil de esperar la persona correcta?

Lo más difícil fue esperar el tiempo del Padre, porque al conocer  del Padre mi plan era casarme a las 25, 28 años, pero fueron pasando los años, y con ello el límite de lo que yo anhelaba y ver que no llegaba esa persona  pues ocasionó que empezara a buscarla en mis fuerzas, aunque colocaba mi mirada en personas creyentes aun de la misma comunidad el Padre nunca permitía que las cosas se dieran, y cuando logré entender que no era lo que yo quería sino lo que el Padre quería para mí vida, lo que yo realmente necesitaba y me llevo a renunciar a mis caprichos y mis propios deseos para poder ver la Bendición perfecta que quería para mí.

 

  • ¿Qué cualidades viste en Ingrid aparte de ser una mujer conocedora y servidora del Eterno?

Una de las cosas que me gusto de ella es su sinceridad y que es una mujer muy noble ya que es una mujer muy moldeable.

  • ¿Cómo recibieron la promesa de la Boda?

Lo primordial para nosotros fue desde un inicio de nuestra amistad, fue que no íbamos a  mezclar gustos o sentimientos ni nada de la carne sino que solamente queríamos era la voluntad del Padre, y así fue buscamos su dirección en oración en intimidad y comenzamos a obedecer también el Padre me mostro por medio de algunas señales que yo en intimidad le había pedido y ya luego empezamos fue a recibir su voluntad y nos mostró su voluntad con nosotros como pareja y aunque aún desconocemos el futuro que nos depara sabemos que él tiene pensamientos de bien y no de mal y eso nos animó para seguir y confiar en lo que el Padre iba a hacer por nosotros. Solamente estamos obedeciendo más que un sentimiento porque eso el Padre lo está creando poco a poco.

INGRID ZAMBRANO:

  • ¿Cómo Miguel A. se logró ganar tu corazón?

Algo que siempre nos han enseñado es que uno no se casa enamorado, pero en el tiempo en que se compartió con Miguel Ángel fue un tiempo muy especial donde el Eterno nos permitió vivir varias circunstancias las cuales probaron y cada una peso nuestro compromiso como pareja y nuestra palabra dada al Abba, considero que más que el haya logrado ganar mi corazón era el tiempo perfecto del Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo) ya que tenía mucha incertidumbre, miedo, cuestione algunas cosas porque lo que estaba sucediendo rompía con toda estructura de pensamiento y pretextos que tenía para no anhelar una bendición como lo es el matrimonio… pero fue donde aprendí una vez más que no son mis planes, anhelos ni mis sueños sino los del Eterno y que en sus manos somos esa vasija la cual da forma cada día, tan solo es escuchar anhelar y obedecer… si lo permitimos es EL quien se encarga de llenar nuestra vida de Shalom (paz) , Amor y mucha Simja (gozo)

  • ¿Cómo fue la pedida de mano y compromiso?

La pedida de mano…. Algo no muy casual como suele ser él…jajajja le gusta lo diferente jajajaja y así fue…. Aconteció cuando compartíamos una ensalada de fruta jajja en el parque de Soacha aunque ya tenía idea pues venia pidiendo dirección del Abba para que fuese su voluntad perfecta en nuestras vidas, lo que no me imagine es que fuera tan rápido pero así fue… algo que nos enseñó una persona antes de casarnos “para que hacer esperar lo que el Abba nos quería entregar”, ese complemento perfecto la ayuda idónea; la verdad no fue nada fácil, sucedieron bastantes cosas que querían interrumpir el propósito del Adon, pero su palabra es fiel y cuando se le creé, ÉL NO NOS DEJA EN VERGÜENZA, algo así inicia nuestro compromiso y con ello nuestra más bella historia de Amor…

Cada persona está destinada o cosas diferentes, llamados diferentes, por ello no se vive lo mismo, cada uno se encuentra en el tiempo que debe estar, solo es cuestión de esperar y disfrutar del tiempo que el Eterno te tiene viviendo, porque tal vez nunca vuelva.

Por: Marcela Vargas García.

 

Dejar un comentario