¿Cuanta Agua de Vida Hay en Ti?

Esta palabra de YAHWEH vino a Yirmeyah:

“Levántate y desciende a casa del alfarero; y allí oirás mis palabras.” Así que fui a la casa del alfarero; y allí él estaba, trabajando en las ruedas. Cuando una vasija que él hacía salía imperfecta, ° el alfarero tomaba el barro y con él hacía otra vasija en cualquier forma que más le complacía. ° Entonces la palabra de YAHWEH vino a mí: “Casa de Yisra’el, ¿no puedo Yo tratarte como el alfarero hace con el barro? ¡Contempla! Tú, casa de Yisra’el, eres lo mismo en mis manos como el barro en la mano del alfarero. Jeremías 18:1-6

 

¿CUÁNTA AGUA DE VIDA HAY EN TI?

Probablemente has oído varias veces que nosotros los seguidores y creyentes del Único Rey y Creador somos el barro y que nuestro Amado Mashiaj es el Alfarero, que ÉL tiene el poder para reconstruir y volver a dar vida a aquello que ha muerto, Él tiene el poder aun para romper y volver a empezar con el fin de lograr el objetivo; pero… ¿qué tan cierto es esto en tu vida?, ¿qué tanto has permitido que el Alfarero transforme y moldee tu vida?.

Empecemos por comprender que la función del barro es dejarse moldear por su alfarero, es dejar que él libremente lo transforme según el propósito con el que está realizando la pieza, y miremos que el barro no se opone, el barro es dócil, por ello debemos imitar el barro y no oponernos a la voluntad de nuestro Alfarero, porque, ¿quién es el Barro para oponerse? Y aunque el barro en esencia es duro y fuerte el Alfarero sabiamente va agregando agua, y esto lo va volviendo más suave y manejable.

Pero ahora, que es el agua? bueno, el agua representa la vida misma, así es el Agua de Vida, la palabra del Eterno dadas por la Torah, las palabras que nos dan vida y nos impulsan hacia su propósito en nuestras vidas, recordemos lo que nos enseñanza Nuestro Yahshua HaMashiaj (Jesús el Mesías) y La Mujer Samaritana en el Libro de Juan.

¡Por el contrario, el agua que Yo le doy se convertirá en una fuente de agua dentro de él, agua que brota saltando para vida eterna. Juan 4:14

Entonces es claro ahora, que si no hay suficiente agua, el barro se pone duro e imposible de moldear, pero cuando el agua es suficiente el barro se puede moldear más fácilmente.

Así que analiza ¿Cuánta agua de vida hay en ti? y tal vez veas que sea el momento de empezar a llenar más tu vasija, para que el Alfarero pueda moldearte conforme a su voluntad, pero ya sabes tú obligación es dejarte moldear.

Por: Marcela Vargas García.

Dejar un comentario